Extinción

•27 mayo, 2010 • Dejar un comentario

ayer dormí en mi cama

hoy dormí en una iglesia

y de mañana… no se, pero estoy seguro que no sera en tus brazos

•24 mayo, 2010 • 1 comentario

Cuantas veces mas tendre que morir entre el maiz…

para poder renacer sobre tu vientre ?

Oblivion

•18 mayo, 2010 • Dejar un comentario

Shhhhhh…!!

solo el mar lo sabe,

y sera nuestro secreto…

 

Si pudiera

•13 mayo, 2010 • Dejar un comentario

Hoy me declaro adicto a ti

 

 

 

    *          *          *          *          *          *          *            y a tus estrellas…

Cuento de convivencia

•12 mayo, 2010 • 2 comentarios

Durante la era glacial, muchos animales morían por causa del frío. Los puercoespines, percibiendo esta situación, acordaron vivir en grupos; así se daban abrigo y se protegían mutuamente. Pero las espinas de cada uno herían a los vecinos más próximos, justamente a aquellos que le brindaban calor. Y por eso, se separaban unos de otros.

Pero volvieron a sentir frío y tuvieron que tomar una decisión: o desaparecían de la faz de la tierra o aceptaban las espinas de sus vecinos. Con sabiduría, decidieron volver a vivir juntos. Aprendieron así a vivir con las pequeñas heridas que una relación muy cercana les podía ocasionar, porque lo realmente importante era el calor del otro. Y así sobrevivieron.

 

Anonimo

Niña de la Luna

•20 abril, 2010 • Dejar un comentario

Llamala niña de la luna 

bailando está a la orilla de un río. 

 Preciosa niña de la luna 

soñando bajo la sombra 

de un sauce. 

  

 Hablando con los árboles 

de la Extraña telaraña 

 durmiendo en los escalones de una fuente, 

agitando plateadas varitas mágicas 

 al canto de las aves nocturnas, 

aguardando la salida del sol sobre la montaña. 

  

Ella es una niña de la luna 

 recogiendo flores en un jardín. 

 Adorable niña de la luna, 

 Vagando por los ecos de las horas. 

  

 Navegando entre los vientos 

 con un vestido blanco de leche 

 dejando caer piedras circulares en un reloj de sol 

 Jugando a las escondidas 

Con los fantasmas de la aurora 

 Esperando una sonrisa de un niño del sol.

Por la riel

•13 abril, 2010 • Dejar un comentario

puede acaso un hombre sentir alegria y tristeza a la vez ?